¿QUIÉN MATÓ A JIMI HENDRIX?

En febrero de 1973, Mike Jeffery, manager de Jimi Hendrix, comparte historias y botellas de bourbon con James “Tappy” Wright, quien ha estado trabajando con él desde los 60s. 

“Lo recuerdo como si hubiera sido ayer”, dice Tappy hoy en día, recordando la noche en la que Jeffery, al parecer, habría confesado el asesinato de Jimi Hendrix. “Mientras hablábamos, Mike se veía cada vez más pálido y agitado, ‘No tenía otra maldita opción, tuve que hacerlo’, ‘¿De qué estás hablando?’, ‘Sabes muy bien de qué estoy hablando, o era eso, o estar en bancarrota o muerto”

“Debo decir que esto confirmaba las sospechas que yo tenía, que mucha gente tenía, pero todos estaban muy asustados como para decir algo. Él me lo estaba diciendo a mí, yo no lo pregunté y sinceramente no quería saberlo”.

“Lo que dijo fue que había contactado a algunos de sus amigos -No sé quiénes eran, solo unos villanos que conocía del norte”

Tan solo un mes después, Jeffery estaba muerto. Su vuelo se estrelló en el aire, no hubieron sobrevivientes. 

Tappy admite que no buscó corroborar la historia de Mike más adelante ¿qué motivo podría tener Jeffery de destruir su más grande entrada de dinero y al más grande rockstar de esas épocas?

Hendrix y Jeffery

Tendríamos que remontarnos a la carrera inicial de Jeffery en Inteligencia Nacional. Contaba historias de misiones clandestinas en Egipto, contraespionaje contra los rusos y asesinatos en diversos lugares del mundo.

El trabajo de Mike como representante de Hendrix rindió grandes frutos y logró algunos de los contratos y deals más jugosos hasta la fecha en la historia del rock. Pero era claro que quería la menor cantidad de obstáculos entre él y su gran inversión. 

Para 1968, Hendrix estaba cansado de las exigencias de Jeffery: tours constantes, peticiones de romper los amplificadores o prender la guitarra en fuego, tocar las mismas canciones. Hendrix se había hartado de “jugar al payaso”.

Las cosas se complicaron aún más en 1969, las presentaciones de la banda se hicieron impredecibles, dependiendo del humor de Jimi. Aunque Mike habría conseguido jugosos contratos, a veces tendrían que pasar meses, incluso años, para ver el dinero. Las ganancias verdaderas estaban en los tours y presentaciones, y después de Woodstock, Hendrix dejaría los escenarios hasta 1970.

Los ingresos caían, pero los exóticos gastos de Hendrix y de Jeffery no paraban: limosinas, hoteles, guitarras, autos deportivos, casas, alcohol y drogas.

Las deudas de Mike estaban al tope y se había metido con quien no debía, la mafia. Algunos desastres en el tour europeo de Hendrix y diferencias de opinión con Mike empeoraban las cosas. Jeffery sabía que su época con Jimi se acababa y algunos opinan que fue ahí cuando llegó a la terrible conclusión: Hendrix le sería más redituable muerto que vivo.

Funeral de Hendrix

Entonces vendría el fatídico 18 de septiembre, la versión oficial nos dice que Hendrix murió por inhalación de su propio vómito, intoxicado con barbitúricos y alcohol. En el mismo lugar dormía Monika Dannemann, su novia, quien lo encontró y llamó a la ambulancia. Una pieza clave en las sospechas es que la versión de Monika ha cambiado una y otra vez a través de los años ¿una cómplice tal vez?

Dannemann y Jimi

Nadie sabe bien qué pasó con Hendrix entre las 4 y las 8 a.m. de ese día, pero es claro que su muerte trajo grandes beneficios económicos a Mike Jeffery, hasta que la tragedia lo alcanzara. Al parecer, todo el asunto fue una larga pesadilla para Monika, quien se suicidaría en 1996, después de una larga historia de rabiosas entrevistas y problemas legales con la familia, amigos y representantes de Hendrix.

Los misterios, versiones y sospechas alrededor de la muerte de Jimi Hendrix se pueden leer en el libro Rock Roadie de James “Tappy” Wright y Rod Weinberg.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy link
Powered by Social Snap